Portada del sitio > Artículos > Obras de Francine Secretan en apacheta de la Cumbre

Obras de Francine Secretan en apacheta de la Cumbre

El Diario - junio de 2006 - La Paz, Bolivia

ESCULTURA QUE FUE UBICADA EN LA CUMBRE.

Las cinco obras de Francine Secretan fueron colocadas en nueva apacheta de la Cumbre ubicada en el inicio del camino a los Yungas, como homenaje a los achachilas que protegen ese lugar y a todos los habitantes de La Paz.

Las esculturas fueron trabajadas en metal y permitirán a los visitantes identificarse con los conceptos y filosofías propias de la cultura aymara. Las obras de la escultora nacida en Suecia, pero que adoptó a Bolivia hace 25 años, se colocaron sobre pedestales cuya altura varía entre 1,80 a 1,20 metros.

Las creaciones están realizadas en metal de colores amarillo y rojo y han sido bautizadas con los nombres de Tumi, Trinidad, Evolución, Maya y Paya. En promedio, superan los cuatro metros de altura.

Las obras utilizan las líneas rectas tradicionales de los habitantes de este sector del mundo, además de la cruz cuadrada y círculos que se asemejan a soles.

El proyecto nació en la mente de Secretan después de haber conocido de cerca la cultura Kallawaya. Esta experiencia dio pie a la idea de habilitar un espacio ritual donde se puedan realizar ceremonias que aumenten el valor de este trabajo, que ya paseara por algunas galerías de La Paz.

Y uno de los puntos más adecuados es el de la Cumbre, sitio en el que tradicionalmente se realizan ofrendas en honor de las deidades protectoras.

“Se trata de un espacio sagrado, puerta de entrada, nexo vital entre el Altiplano y Los Yungas, punto de partida y salida, sitio trascendental, mirador al borde, del abismo, cuyos espectáculos ilimitados acentuados por las esculturas llegarán a su ruta de atracción turística”, dijo Pablo Groux, titular de culturas del municipio paceño.

Por ello, el miércoles 21 de junio, día en que se celebra el Año Nuevo Aymara, el Gobierno Municipal de La Paz hará entrega oficial de las esculturas en la Cumbre, sitio donde por segunda gestión consecutiva se cumplirá con el rito de recibir los primeros rayos del sol, para que su fuerza llene de energía a quienes extiendan las manos frente a él.

Para el festejo de este año se ha previsto realizar un desayuno de confraternización que consistirá en un api con buñuelos preparado por los habitantes de la comunidad de Pongo.

Ver en línea : http://www.eldiario.net/noticias/2006/2006_06/nt060617/6_01clt.html